Solidaridad con nuestro compañero Gabriel de la Mora

 

Desde la Plataforma NO SOMOS DELITO, queremos mostrar nuestro apoyo a Gabriel de la Mora González, activista de diferentes movimientos sociales, entre otros nuestro grupo de Análisis, y actualmente concejal en Salamanca por la agrupación municipal Ganemos Salamanca, tras la decisión del Juzgado Instrucción número 1 de Salamanca de abrir el juicio oral, celebrado hoy 15 de Noviembre, por una querella criminal por injurias y calumnias, cuyos responsables son dos agentes de la Policía Nacional, amparados por el sindicato Confederación Española de Policía,  y a raíz de unas declaraciones en redes sociales efectuadas en 2015.

           Nuestra solidaridad con nuestro compañero Gabriel de la Mora se centra en el derecho a la libertad de expresión que nos ampara, pues él lo único que expresó con sus palabras fue el relato de los afectados, testigos y vecinos, sin dar datos profesionales ni personales de los agentes y utilizando sus redes sociales privadas para la denuncia de la mala praxis policial.

            Este es de forma evidente una nueva consecuencia de la Ley de Seguridad Ciudadana, Ley Mordaza, al forzarse el borrado de los videos que hubieran sido claves para conocer realmente lo ocurrido, un tipo de actuación que viene siendo denunciada por diferentes organizaciones y colectivos en varias partes del Estado, y del que miembros de esta plataforma también hemos sido víctimas en alguna ocasión.

             Los hechos por los que este juicio ha tenido lugar hoy en el Juzgado de lo Penal número 2 de Salamanca, se remontan a agosto de 2015, y cuyo origen se encuentra en la detención en un barrio salmantino, de un menor con orden de busca y captura por encontrarse escapado del centro de menores Zambrana, de Valladolid. El menor fue detenido  a la puerta de la casa de su abuela, junto a la misma, siendo ambos sacados a la fuerza del portal y reducidos en la calle sin consideración alguna.  De estos hechos fueron testigos el tío y una amiga del menor, quienes incluso consiguieron realizar alguna grabación. El tío fue detenido en el momento, según su versión dentro de la casa, y la amiga fue detenida horas después por presuntos delitos de agresión a los policías, tras obtener de los detenidos en comisaría su nombre y dirección.

            Las detenciones fueron observadas por numerosas personas del barrio, quienes las llegaron a grabar, aunque según han informado fueron amenazadas de detenciones amparándose en la Ley Mordaza con una utilización de la misma sesgada en la interpretación de su articulado, tanto que los mismos agentes reconocieron en el atestado que se dirigieron a vecinos para indicarles que borraran las imágenes. Posteriormente, un medio de comunicación digital afín a la derecha salmantina publicó una filtración policial, informando de la agresión a policías por parte de una supuesta “marabunta” de personas del barrio.

            Gabriel de Mora realizó un comentario de opinión en la red social Facebook a dicha noticia y de lo acontecido la tarde anterior, tras haber conocido la versión de las personas afectadas, relatando los hechos tal como los conocía por los testigos pero sin utilizar el “presunto” delante, lo que fue utilizado para la posterior querella por parte de varios agentes de Policía Nacional y para diferentes acciones por parte del gobierno municipal del PP en el Ayuntamiento de Salamanca, con fines electoralistas y buscando el descredito social y político de Gabriel y de la agrupación municipalista de la que forma parte.

            A la salida de los Juzgados, Gabriel de la Mora, ha realizado declaraciones a la prensa explicando los motivos por los cuales realizo el comentario en sus redes sociales: “Lo que hice en todo momento fue defender los derechos de las y los vecinas/os del barrio, contra quienes se produjo una actuación policial desproporcionada. Yo he trasladado una opinión, eso entra dentro de mi libertad de expresión, pero además había comprobado previamente las versiones de las personas directamente afectadas por los hechos, he visto incluso vídeos de lo sucedido, para dar una versión, como es lo habitual en prensa”.

            La Acusación particular solicita la pena de dos años de prisión con inhabilitación especial para el ejercicio de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, a la pena de 14 meses de multa con cuota diaria de 12 € y costas por el delito de calumnias con publicidad, solicitando una fianza de 22.800€. Pero en las diligencias previas el Ministerio Fiscal rechazó acusar de forma inicial, reservándose para el juicio oral, dejando en manos de los querellantes el continuar para una vez confirmada la celebración de juicio oral solicitar la absolución, al considerar que no existió hecho delictivo alguno, pero durante el día de hoy, la fiscalía ha modificado su criterio y ahora si ven un delito de calumnias por el que ha solicitado un año de prisión y la inhabilitación para cargo público, a lo que De la Mora ha respondido: “La inhabilitación es lógicamente lo que buscan para que no me pueda presentar a las elecciones municipales”.

            Es evidente que lo que se busca en realidad que se le condene por denunciar, pretendiendo acallar la protesta ciudadana, restándole credibilidad a sus palabras frente a una posible denuncia posterior a dichos agentes por los actos acontecidos y así mantener la ley del silencio y de autocensura e intentar lograr tanto su descredito político, como su dimisión forzosa de nuestro compañero.

Reiteramos nuestro apoyo y solidaridad a Gabriel de la Mora y continuaremos hasta que no exista una sentencia absolutoria.

 

Comentarios

No a las leyes Mordaza!!!

Añadir nuevo comentario