El 27 de marzo se cumplen tres años desde la aprobación de las conocidas como Leyes Mordaza

 

  • La Plataforma No Somos Delito formada por más de cien organizaciones denunciará este tercer aniversario de las Leyes Mordaza en un acto en el Teatro del Barrio

 

  • Todo apunta a que la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana no llegará hasta el verano, según apunta el informe de los servicios...

Es el momento de volver a salir a las calles para mostrar nuestro rechazo a la Ley Mordaza y presionar para que se garantice el libre ejercicio de los derechos humanos que son vulnerados por esta ley, tales como la libertad de expresión, de reunión pacífica y de información, así como los derechos de mujeres víctimas de trata y de aquellas que ejercen la prostitución, o de migrantes y solicitantes de asilo que son objeto de las "devoluciones en caliente".

Por ahora, hay programadas movilizaciones en más de treinta territorios como Pontevedra, Vigo, A Coruña, Santander, Oviedo, Bizkaia, Vitoria-Gasteiz, Zaragoza, Ejea de los Caballeros, Pamplona, Barcelona, León, Valladolid, Palencia, Granada, Málaga, Sevilla, Murcia, Toledo, Madrid, Logroño, Lleida, Guadalajara, Jerez de la Frontera, Salamanca, Teruel, Valencia, Cuenca, Segovia o Palma de Mallorca, y continúan sumándose localidades.

Seguimos luchando para acabar con las Leyes Mordaza y presionando para que las modificaciones que se lleven a cabo por los grupos parlamentarios respondan a unos mínimos que garanticen el libre ejercicio de los derechos fundamentales. Siguiendo esta dirección, hemos elaborado un documento con los 10 puntos básicos que debería contener una ley para garantizar la Seguridad Jurídica de las personas y la protección del ejercicio de los Derechos Humanos. Diez peticiones a las que ya se han sumado 40 organizaciones y colectivos sociales con el objetivo de sumar a muchas más personas y colectivos que trabajan en la defensa de los Derechos Humanos.

Ante la posible reforma de la Ley Mordaza en el Congreso, las organizaciones y colectivos sociales que hemos denunciado la arbitrariedad y falta de garantías de esta norma legal seguimos trabajando para que las modificaciones que se lleven a cabo por los grupos parlamentarios respondan a unos mínimos que garanticen el libre ejercicio de los derechos fundamentales.